Diseccionando la Actualidad

Gobierno y Gran Hermano

Gobierno y Gran Hermano

Nos hallamos ante una primera y flagrante extralimitación del Gobierno, pero no ha de pensarse que el exceso radica únicamente en una cuestión de grado en la aplicación de la medida. La norma es sustancialmente abusiva por cuanto la suspensión de derechos fundamentales -y la libertad deambulatoria lo es- constituye materia vedada en el estado de alarma.

Censura democrática

Los esfuerzos de Pedro Sánchez por incrementar la censura no son más que una medida puntual para intentar tapar la negligencia que tan cara en vidas está costándonos. La situación de crisis, el nerviosismo y la general estolidez de su equipo han hecho que las medidas levanten mucho más polvo del que habría querido. Pero realmente no está haciendo nada nuevo que no venga haciendo la izquierda global desde hace décadas.

Pandemia: el globalismo saca pecho

Quien gane el relato de la pandemia ganará la crisis, porque la batalla de las ideas no va a librarse en el terreno del debate científico, ni sobre datos técnicos, ni tan siquiera en torno a asépticas cifras sobre contagiados, fallecidos, recuperados, etc. Quien sea capaz de crear una posverdad útil a las masas empobrecidas y aterrorizadas por la magnitud de la última catástrofe, seducirá mayoritariamente la voluntad de esas mismas masas que se autoperciben desprotegidas, huérfanas de un discurso tranquilizador y muy faltas de líneas de esperanza en el futuro, por muy débiles que sean sus rastros.

Pandemia y hegemonía mundial

Es posible que la crisis del coronavirus marque un punto de inflexión tan significativo geopolíticamente, o incluso más, como fueron los acuerdos de Bretton Woods en 1944 o la caída de la Unión Soviética en 1991. La diferencia entre estos dos acontecimientos y la crisis viral que ha derivado en pandemia en este pasadillesco y horribilis 2020 es que aquellos fueron momentos de impulso y apogeo de la democracia liberal e incluso de cristalización de una aureolada globalización, que además llegaría a comprenderse como «el fin de la historia», y esta crisis pandémica parece que va a venir a ser el sepulturero de ese mundo mitológico…

Marruecos, capitán pirata

Marruecos aprovecha el coronavirus para imponer su soberanía sobre aguas en que España tiene derechos territoriales. A través de su legislación interna, Marruecos ha procedido el pasado mes de marzo a definir sus aguas territoriales en 12 millas, delimitar su zona económica exclusiva en 200 millas, y extender su plataforma continental hasta 350 millas.

Presente y futuro del nuevo Coronavirus en España

Es importante que la pendiente de la curva se reduzca y el pico de infección se retrase en el tiempo (actualmente situado entre el 20 de mayo y el 6 de junio de 2020), así damos la oportunidad al sistema sanitario a poder atender el mayor número de personas de una manera óptima. Esto se refleja también en la previsión del número de casos reportados activos, que disminuye de casi 2 millones y medio a unos 800.000.

El fundamentalismo democrático como ideología

En la actualidad de la nación española en crisis no se protesta ni se llevan a cabo organizaciones ni planes y programas en pos de la revolución sino a favor de la «democracia real». Los problemas de la democracia, «los déficits» de la misma, se solucionan, al parecer, con «más democracia». He aquí el síndrome del fundamentalismo democrático que funciona en nuestro tiempo a toda máquina y a la orden del día

Top