Ideas y Debate

El mito del libre mercado

El mito del libre mercado

la relación del Estado con el mercado es de codeterminación y dependencia mutua, pues un mercado sin Estado es tan imposible como un Estado sin mercado, un Estado sin comercio de importación y exportación. La relación de Estado y mercado vendría a ser no ya de subordinación de uno a otro sino más bien de conjugación.

¿Unidad de la derecha?

La atentica división ideológica que va perfilándose en este siglo XXI es la que separa a los partidarios de la mundialización y los defensores de las comunidades naturales. Aquellos que creen en una humanidad apelotonada en torno a los mercados y conciben al ciudadano como individuo consumidor y contribuyente, frente a los que creen en una humanidad arraigada en la familia y la nación, con un ciudadano centrado en sus relaciones sociales en vez de en el hedonismo utilitarista del individuo.

Proyecto España: narcotráfico e impunidad

El presidente del gobierno Pedro Sánchez no mentía en la sesión de investidura, celebrada el pasado 4 de enero, cuando prometió a los españoles no endeudar más al Estado, incrementar el gasto público en un 3’5 del PIB (unos 40.000 millones de euros), y al mismo tiempo recaudar unos 6.000 millones extra mediante acciones fiscales urgentes, como las tasas a proveedores de servicios en Internet y la lucha contra el fraude fiscal.

Gobierno Sánchez-Podemos: ¿Frente popular o sumisión al mundialismo?

Lo peor de este gobierno no va a ser su supuesto “comunismo”, sino el pacto con los separatistas catalanes y vascos. La impunidad de los golpistas y el deterioro (¡aún más¡) de lo poco que queda de la soberanía española son las consecuencias más previsibles. El pacto podría haber sido evitado por la derecha liberal (PP y C’s), pero no lo han hecho. Su argumento es que no podían apoyar, ni por pasiva, a un gobierno del “frente popular” (¿Ya no es vigente la frase de Calvo Sotelo “antes una España roja que una España rota”? parece ser que no).

Los nuevos “Euroescepticos”

Muchos, que hasta hace poco babeaban ante la banderita azul, empiezan a darse cuenta de los mucho que nos quieren. No se dieron cuenta cuando al entrar en el entonces Mercado Común, nos obligaron a desmantelar nuestro tejido industrial. Tampoco se dieron cuenta cuando desde la UE y el FMI nos impusieron unas políticas de austeridad económica que han supuesto la destrucción de las clases medias y la entrada en la pobreza de millones de españoles. Tampoco cuando nos impusieron cuotas de inmigración, ni siquiera cuando nos obligaron a cambiar la Constitución

Ciudadanos: el destino del centrismo

Ciudadanos se ha mantenido durante algunos años en la parte principal del escenario español porque enraizaba perfectamente con su presencia-referente en Cataluña. Pero tras la espantada (no encuentro otra manera más delicada de decirlo), de su líder Inés Arrimadas, inmediatamente después de ganar las elecciones de 2017, para catapultarse hacia el Congreso de los Diputados, el desenlace era previsible como una película de Martínez Soria.

Top