Esperanza de vida y nacimientos

Esperanza de vida y nacimientos. Alejandro Macarrón

En 2019, ocho de las veinte regiones europeas de nivel 2 (equivalentes a nuestras CCAA) con más esperanza de vida eran españolas. La Comunidad de Madrid, la que más de todas. ¡De Madrid es desde donde más se tarda en llegar al Cielo desde que se nace!

La media de edad de la población española ha aumentado considerablemente en los últimos 45 años. Donde más, en el País Vasco.

Sin embargo en el País Vasco, 2020, es otro año con caída de nacimientos: 4,5% menos bebés en total, y 6,0% menos de madres vascas / españolas (4,8% y 6,2% menos si descontamos que 2020 fue bisiesto). En ese nuevo descenso tuvo un efecto limitado el Covid (solo por menos bebés en noviembre y diciembre). La comparación con los nacimientos de madres vascas de 1976, el año previo al comienzo del desplome de la fecundidad vasca y española, es de llorar: 74% menos bebés de vascas en 2020, y 77% en el caso de las madres vizcaínas. En contraste, crecen año a año los nacimientos de madres extranjeras, el 28,5% del total en 2020 en las Vascongadas.

En 2020 se dio el mínimo HISTÓRICO de hijos por mujer española (1,12, por 1,17 en 2019). Dada la tendencia hasta 2019, la pandemia solo adelantó un año el que tocásemos este mínimo. La fecundidad global en España, incluyendo los bebés de madres extranjeras, apenas llegó a 1,18. ¡No podemos seguir así! Una sociedad en la que cada nueva generación es poco más de la mitad de numerosa que la anterior, difícilmente evitará un doloroso declive, empobrecedor en el plano económico y afectivo. Y con pérdida creciente de relevancia internacional, un problema común a toda Europa, literalmente ahora “el viejo continente” por el intenso envejecimiento social que genera una natalidad muy insuficiente para el relevo generacional.

Otro caso significativo: Irlanda

Irlanda, caracterizada siempre por una tasa se fecundidad alta dentro de la UE, ha dado un nuevo mínimo histórico de hijos por mujer en 2020, (1,60, en caída libre desde los 2,10 en 2009), al registrar casi 7% menos nacimientos (y no fue por el Covid). Irlanda es uno de los países con más PIB per cápita del mundo (el que más en Europa tras el muy poco poblado Luxemburgo, donde la tasa de fecundidad es aún más baja), y da buenas ayudas económicas a la natalidad. Tener hijos o no es, sobre todo, cuestión de valores, como evidencian casos como el irlandés, el luxemburgués y el de los demás países “superricos”.

Top