Diseccionando la Actualidad

El triunfo de ETA

El triunfo de ETA

Con Pablo Iglesias como vicepresidente del gobierno, se veía venir una política laboral y económica de corte ultraizquierdista. ¿O acaso creen que a Pedro Sánchez le importa más el bolsillo de los españoles que sus insignes posaderas? El programa económico de Bildu y Podemos es coincidente.

El desplome del turismo

La crisis sanitaria del COVID 19 ha roto todas las expectativas del análisis sectorial, convirtiéndose en el sector económico español más perjudicado.
En valores absolutos esto significa una perdida de entre 92.556 millones de euros y 124.458 millones de euros de actividad para el año 2020, lo que provocará una mayor caída de la esperada en el PIB español.

Días de furia y… ¿de esperanza?

Los días de furia han sido muchas veces, la antesala de los cambios y las transformaciones radicales de una sociedad; el pistoletazo de salida para pasar de la teoría a la praxis. Miles de muertos en apenas cincuenta días y cientos de miles de españoles abocados al desastre económico, son mas que suficientes motivos para poner a buen recaudo a una pandilla de incompetentes sin escrúpulos, gestores cualificados de la envidia, la cochambre y la holgazanería.

Censura democrática

Los esfuerzos de Pedro Sánchez por incrementar la censura no son más que una medida puntual para intentar tapar la negligencia que tan cara en vidas está costándonos. La situación de crisis, el nerviosismo y la general estolidez de su equipo han hecho que las medidas levanten mucho más polvo del que habría querido. Pero realmente no está haciendo nada nuevo que no venga haciendo la izquierda global desde hace décadas.

Pandemia: el globalismo saca pecho

Quien gane el relato de la pandemia ganará la crisis, porque la batalla de las ideas no va a librarse en el terreno del debate científico, ni sobre datos técnicos, ni tan siquiera en torno a asépticas cifras sobre contagiados, fallecidos, recuperados, etc. Quien sea capaz de crear una posverdad útil a las masas empobrecidas y aterrorizadas por la magnitud de la última catástrofe, seducirá mayoritariamente la voluntad de esas mismas masas que se autoperciben desprotegidas, huérfanas de un discurso tranquilizador y muy faltas de líneas de esperanza en el futuro, por muy débiles que sean sus rastros.

Top