Artículos de este autor: Juan Antonio Elipe Songel

Historias cortesanas. ¡¡ Viva el campo!!. Juan Antonio Elipe

Historias cortesanas. ¡¡ Viva el campo!!

Historias cortesanas. ¡¡ Viva el campo!!

Suena la sirena y los diputados se arremolinan en las puertas del hemiciclo de las Cortes Valencianas, hoy es día de pleno y parece poco farragoso. Otea en el ambiente una sesión de contrarios, de monólogos y poco más. Unos y otros van tomando puesto en sus caprichosos sitios. Como alumnos ante examen poco preparado, algunos incluso releen el discurso intentando hacer énfasis en lo más peculiar de su intervención.

Los felices años 20 en España. Juan Antonio Elipe

Los felices años 20 en España

El 13 de septiembre de 1923, el general Miguel Primo de Rivera, Capitán General de Cataluña, declaró el estado de guerra y exigió del Rey Alfonso XIII la dimisión del gobierno recabando para sí plenos poderes.  El Rey conocía los planes de rebelión con tiempo suficiente para haberla intentado parar, cosa que, desde luego, no hizo. La aceptación por parte del monarca de los hechos consumados, su negativa a destituir a Primo de Rivera y su posterior llamada del general a Madrid, así como el hecho de que conociera de antemano la intentona, como lo sabía todo el mundo, le valieron a Alfonso XIII el calificativo de colaborador con la Dictadura.

Mi casa. Juan Antonio Elipe

Mi casa

El Gobierno de la nación declaró, el 14 de marzo de 2020, el estado de alarma en todo el territorio español para afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por la COVID-19. En octubre de 2020 se decretó el segundo estado de alarma, que, como se sabe, fue declarado inconstitucional. No obstante, sus perniciosos efectos y restricciones constitucionales siguen de alguna manera vigentes al promulgarse el Real Decreto-ley 11/2020

¿Valores constitucionales?. Juan Antonio Elipe

¿Valores constitucionales?

Nuestro texto constitucional forma una estructura de estado que comporta la propia axiología del sistema, quebrarlo supone, de un plumazo, terminar con el propio estado de derecho. Fundamentalmente se debe invocar el artículo 1.1 de la CE que constituye a España como un Estado social y democrático de Derecho que propugna unos valores superiores de su ordenamiento jurídico.

¿Y después de la Ley Moyano?. Juan Antonio Elipe

¿Y después de la Ley Moyano?

En 1945 se desarrolla la Ley Moyano (1857) y se declara un bien público la obligatoriedad para todos los españoles de una enseñanza primaria hasta los 14 años. Se regulaba en detalle las disposiciones oficiales sobre sanciones en que incurrirían los padres o tutores de los alumnos menores de edad que dejaran de ir a la escuela. Todos los españoles tenían derecho a percibir y el Estado el deber de proporcionar una educación general y una formación profesional que, de acuerdo con los fines establecidos, les capacite para el desempeño de una tarea útil para la sociedad y para sí mismos.

Amnistía o libertad. Juan Antonio Elipe

Amnistía o libertad

La cuestión acarrea tres frentes que convergen ante la posible promulgación de una ley de este tipo. De un lado, el ético, de justificación en su caso histórica, de otro el sociológico que se basa exclusivamente en asentar por mandato social un nuevo régimen que la mayoría quiere o necesita, y por último el jurídico sometido a un procedimiento legal escrupuloso.

Educando en España. Juan Antonio Elipe

Educando en España (De 1812 a 1898)

La Constitución del 1812 invocada, laudada y no suficientemente estudiada, estuvo inmersa en gran polémica doctrinal por su complejidad y resultó difícilmente aplicable. Entre sus ingenuidades, figura la cláusula que obliga a todos los españoles a ser “justos y benéficos” y asimismo, aquella otra que ordena que, a partir de 1830, todos los ciudadanos sepan leer y escribir. La Constitución no tuvo éxito en las tres veces que se intentó su vigencia.

Cuestiones constitucionales. Juan Antonio Elipe

Cuestiones constitucionales

Hemos tratado de poner en negro sobre blanco, y sin ánimo de exclusividad, aquellas singularidades autonómicas de nuestro texto constitucional que no compartimos, y que vemos causa de la causa del mal causado: una patria empequeñecida, fragmentada y autonómica “de momento”.

Izad la bandera. Juan Antonio Elipe

Izad la bandera

Una reforma legislativa sería necesaria, resultando preciso modificar la actual normativa en el sentido de obligar a las distintas administraciones a poner las banderas y enseñas, regionales y locales siempre con la bandera nacional. Que no puedan ondear en solitario bandera regionales, o de otro tipo, en ningún espacio público, y ello con respeto y junto a lo ya preceptuado en la Ley 39/1981, de 28 de antes citada.

Papeles constitucionales. Juan Antonio Elipe

Papeles constitucionales

Visto el devenir de los acontecimientos políticos en España, y singularmente la intromisión o utilización, de unos y otros actores políticos, de las instituciones, cabría preguntarse por el principio “a quién benefician” estos hechos, qué instituciones concretas se han intentado manipular y alterar hasta sus propias funciones y por qué motivos.

¡¡ Invasión !!. Juan Antonio Elipe

¡¡ Invasión !!

No existe ciudad española en la que, en algún balcón, plaza o incluso administración pública, no se vea ondear la bandera de Ucrania. Se dirá que es una mera cuestión de solidaridad con nuestros hermanos ucranianos, y respecto a la integridad de un país: horror por una guerra impuesta por Vladimir Putin, una invasión a un estado, el ucraniano, sujeto de derecho internacional y ejerciente de sus intereses patrios.

Provincias en África

La diferencia con los sistemas y formas de colonización anglosajona se distinguen sin más comentarios: el español tiene por principios conceptos como extensión de la ciudadanía -posteriormente nacionalidad- a los súbditos del Imperio, y después la extensión del derecho patrio a los territorios de ultramar y África, incluso una legislación específica de protección de los súbditos fuera de la metrópoli. Otra, la anglosajona, de una legislación singular en materia mercantil y de explotación de recursos, sin marco jurídico personal a los nativos.

La lengua … ¿Un problema?. Juan Antonio Elipe

La lengua … ¿Un problema?

Sobre el hecho objetivo de garantizar el 25% de enseñanza en español, y la inaplicación de la Generalidad catalana, con burdas argucias legales, de incumplir íntegramente lo dispuesto en la misma, crea un vacío legal en la defensa de los derechos fundamentales de los españoles cuyo resultado aún no se sabe a dónde puede llegar a arribar.

Banderas, banderitas y banderolas

La presencia de banderas no oficiales en balcones y balaustradas de órganos oficiales y de inmuebles pertenecientes a las administraciones públicas, son contrarias a Derecho. No obstante, ello, en las circunstancias que nos afectan, la celebración de aniversarios o días especiales singularizados internacionalmente, aun siendo una acción excepcional y amparada en un momento o circunstancia determinada, no por ello dejan de infringir la legalidad vigente.

Final de trayecto. Juan Antonio Elipe

Final de trayecto

Los cambios en la vieja Europa se avecinan, desde la segunda guerra mundial no ha existido un cambio de orientación política tan acentuado como en el último decenio. La cuestión básica es comprobar si el cambio de ciclo histórico, de valores y creencias que ello comporta, no coge desprevenido a políticos e intelectuales.

¿Legitimados?. Juan Antonio Elipe

¿Legitimados?

Los partidos políticos tiene interés legítimo en que se produzca el estricto cumplimiento de la legalidad constitucional, administrativa y de las resoluciones judiciales en toda España, y singularmente el derecho de los españoles en cualquier parte del territorio español al uso y conocimiento, por ejemplo, del idioma Castellano (español)

¿Aprendemos?. Juan Antonio Elipe Songel

¿Aprendemos?

Una ruptura con la tradición educativa española que no ha supuesto aumento en la calidad en la educación, más bien lo contrario. Se ha diferenciado hasta el extremo o, simplemente, se ha inventado la realidad histórica española siguiendo los dictados de quienes tiene por objetivo la mera destrucción de la nación y cuya historia patria y valores pretenden que le sean ajenos.

Top