Opinión

Indultos: Las fotografías de la infamia. Juan José Coca

Indultos: Las fotografías de la infamia

Indultos: Las fotografías de la infamia

No tiene sentido que en los 120 diputados socialistas en el congreso no exista un mínimo de dignidad y sentido de Estado. Alguien que quiera asumir con lealtad los principios inspiradores del PSOE de la transición… Mientras tanto queda para la historia la foto de grupo de estos ciento veinte hombres y mujeres cómplices de la injusticia y de la traición de un partido socialista que pasará a la historia como lapidador de la Nación Española.

Una sociedad cada vez con menos argumentos contra la pederastia. Jesús Cotta Lobato

Una sociedad cada vez con menos argumentos contra la pederastia

Dado que los telediarios presentan a los pederastas como a unos inmorales delincuentes, este artículo puede parecer alarmista y lunático; pero, desaparecidos los frenos tradicionales que protegen con un escudo moral la inocencia de los niños contra la posible sexualidad expansiva de los adultos, ya solo quedan los sociales y psicológicos, y estos serían fáciles de abatir si hubiera una campaña publicitaria bien dosificada y orquestada.

Ni Dios lee libros. Lomas Cendón

Ni Dios lee libros

Entre pitos y flautas estuvimos confinados durante más de siete meses. Conozco gente que aprovechó la prisión domiciliaria de 2020 para aprender a cocinar platos de Masterchef, practicar yoga con foto posterior en Instagram, cantar en el karaoke del Resistiré, recibir aulas online de bricolaje, de decoración, de programación java, de seducción, de maquillaje, de inversión en bolsa, de identificación de fake news, de virología para dummies… ¿Conocéis a alguien que haya dedicado la cuarentena a leer la obra de Alejandro Dumas o Los Episodios Nacionales completos? ¡Vamos, ni de coña!

Gloria y miseria de la turba. Jorge Álvarez Palomino

Gloria y miseria de la turba

Las democracias avanzadas son enormemente susceptibles a las turbas. Precisamente por su carácter popular —que no necesariamente mayoritario—, la turba puede ganarse con facilidad una apariencia de legitimidad ante la opinión pública de sociedades en las que hemos consagrado durante décadas la voluntad popular como norma suprema. El respeto a las libertades y el rechazo a las medidas autoritarias hace que las democracias de hoy estén, además, indefensas ante disturbios internos, temerosas de imponer el orden por el coste político que puede tener.

Top