Artículos de este autor: Lomas Cendón

¡Malditos negacionistas rusos!. Lomas Cendón

¡Malditos negacionistas rusos!

¡Malditos negacionistas rusos!

Nuestra estupidez es un fractal: estamos en contra de los que están en contra de los que se oponen a los que están en contra de nosotros con tendencia al infinito. Un buen amigo aseguraba con desfachatez no ser racista ni homófobo, pero que tenía que reconocer que un chino mariquita ya le resultaba excesivo. Puede travestirse de humor, pero la broma encierra una serísima verdad: nuestros prejuicios se activan conjugados, tanto los negativos como los positivos.

Ley del embudo, pero ley. Lomas Cendón

Ley del embudo, pero ley

Ser el redactor y el ejecutor de esta ley del embudo permite también cambiar las formas jurídicas y permutar los roles de acusado, reo, víctima y fiscal, al antojo de tus intereses. Nadie te va a toser, ni nadie te va a recriminar descaro, desfachatez o hipocresía.

Carta desde guatepeor. Lomas Cendón

Carta desde guatepeor

Tampoco es que nos gustara lo que había antes. Me refiero a antes de marzo de 2020: se aspiraba a ridículos ideales de éxito basados en dinero, disponer de una casa y dos coches, y tener un mes al año para hacer el hortera con turismo vacacional.

La cloaca humana. Lomas Cendón

La cloaca humana

¿Por qué sé que estamos en una guerra? Pues porque no cabe ninguna posición neutral. No te dejan. Lo que une a los dos bandos de cualquier guerra es su odio mortal hacia los desertores. Nazis y comunistas, ambos detestan a los tibios pacifistas más que al propio enemigo. Por eso sé que estamos en guerra: porque el laissez faire se ha convertido en el crimen más imperdonable, más que el matar, el robar, el mentir, como ocurre en cualquier guerra civil.

El Último Solsticio. Lomas Cendón

El Último Solsticio

Sin ser tan viejo, soy de los que conoció los castigos físicos en las escuelas. El escarmiento favorito del profesor, Don Enrique, consistía en hacer que el chaval desobediente se arrodillara de cara a la pared con los brazos en cruz. Resulta evidente que no siento nostalgia de aquello, aunque tampoco lo recuerdo desde el trauma o el resentimiento: con aquellos castigos aprendí a meditar y a sumergirme en el mundo interior durante largos lapsos de tiempo.

Repentinitis. Lomas Cendón

Repentinitis

¿Cómo de normal consideran las autoridades sanitarias su pronóstico de que, en los próximos quince años, el ictus y su mortalidad aumenten un 35%? ¿O cuánto de normalidad hay en el dato estadístico oficial de que en el pasado mes de noviembre hubiera inexplicadas 2.994 muertes más que las habituales en España?

Expertos hasta en suicidio. Lomas Cendón

Expertos hasta en suicidio

La gente se suicida porque todo esto es insoportable, incluido que existan esos buitres alrededor del suicida. Las personas se suicidarán cada vez más porque están insertadas en un sistema que les trata como basura. Los suicidios irán en aumento porque en aumento va el montón de mierda que hemos agolpado como lugar inhabitable para vivir.

Mi generación perdida. Lomas Cendón

Mi generación perdida

Nacimos sin dudas, convencidos, dando por hecho la libertad que por derecho nos correspondía. Y nos lo creímos, ingenuos, cándidos, palurdos, y dijimos sí a todo lo que no convenía negar. Vimos la luz (década arriba, década abajo), al mismo tiempo que El fin de la historia y el último hombre de Francis Fukuyama, a la vez que la Caída del Muro y su consecuente Monsters of Rock en Moscú, al unísono del silbido de una flecha flamígera que inflamara el pebetero de Barcelona 92.

La noche del darwinismo social. Lomas Cendón

La noche del darwinismo social

Resulta evidente que nos llevan preparando desde la infancia para pelear entre nosotros a muerte, más allá de la coartada de la cultura del esfuerzo y la exigida competitividad del mundo laboral. De hecho, todo ese indigno periplo sirvió de mero entrenamiento para la noche que viene, el invierno que acecha.

Adversos Haereses. Lomas Cendón

Adversus Haereses

El fulano de la imagen, con cara de pocos amigos, es Ireneo de Lyon, obispo católico del S.II, célebre por su obra contra los herejes, Adversus Haereses, literalmente, “Contra las Herejías”. Sólo desde esta pentalogía de Ireneo, la palabra “hereje” empieza a cobrar un significado peyorativo, sin duda, un insulto: en la sociedad medieval, hereje es el sambenito equivalente a nuestro contemporáneo “negacionista”, una acusación de la que todos huyen, y que te puede meter en serios apuros.

No resistirás. Lomas Cendón

No resistirás

No resistirás; te romperás. Es sólo cuestión de tiempo, menos del que crees. La ingeniería social conoce al detalle nuestra estructura psicológica, su punto de ruptura, el nivel de estrés continuado necesario para modificar la conducta, la justa dosis de tormento para doblegar la voluntad humana sin acabar con la vida… Llevan más de un siglo estudiándolo como ciencia después de haberlo practicado durante milenios de manera intuitiva con sus guerras y genocidios.

Esquizocracia. Lomas Cendón

Esquizocracia

Lo de Orwell de 1984 son pamplinas si se compara con lo nuestro de 2021. El IngSoc de la novela resultó ser el parvulario de la actualidad, donde los gobernantes y periodistas aprendieron las bases de lo que hoy con desfachatez llaman post-verdad. Desde marzo de 2020 hasta el día en el que estás leyendo este texto, todo lo que hicimos fue un ejercicio de doblepensar, el doublethink orwelliano “indispensable” para seguir con vida en sociedad, si es que a esta supervivencia le podemos llamar vida, y si es que en estas ruinas hubiera algún otro más que entienda mis palabras.

Dragó y figura. Lomas Cendón

Dragó y figura

Si se sigue insistiendo en eso de las dos Españas, Dragó y los dragonianos seremos de la España Cero, de la paleolítica superior (¡superior! ni derecha ni izquierda), de la mágica de Gárgoris y Habidis. Esto suele irritar a los de siempre. A los unos les resulta inaceptable que un antifranquista del PCE que estuvo en la cárcel dedique un programa o un texto al fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. A los otros les parece un escándalo que un intelectual que se supone defiende valores conservadores y tradicionales hable y escriba sobre Yoga, LSD, el Benarés jipi, sexo tántrico aplicado y sus consecuentes gestas eróticas con amantes treinta, cuarenta o cincuenta años más jóvenes.

Mirmecología y nanotecnología aplicadas (en ti). Lomas Cendón

Mirmecología y nanotecnología aplicadas (en ti)

Nosotros, seres humanos, tenemos más cosas en común con las hormigas que el cabezón. Dicen que somos primates… ¡y qué más nos gustaría que vivir como primates! La verdad es que desde que vivimos como modernos, en los edificios colmenas de vidrio y hormigón de las grandes ciudades, y vamos a trabajar amontonándonos en el metro o los atascos de tráfico, estamos más hermanados con las hormigas que con los simios.

Felices y fugaces años veinte. Lomas Cendón

Felices y fugaces años veinte

¡Disfruten de nuestros cortos y felices años veinte! En vez de charlestón, tenemos reguetón. En vez de cigarrillos de tabaco, ahora la moda es la legalización de la marihuana recreativa. En vez de especular en Wall Street, háganlo con el bitcoin desde casa. En vez de la novedad del cine sonoro, en Netflix ponen una serie de estreno cada semana. En vez de ir al Moulin Rouge, descárguense el Tinder. ¡Diviértanse! ¡Hagan el amor! ¡Disfruten mientras puedan! Pues tiene toda la pinta de que nuestra alocada década de distensión no va a llegar a los doce meses.

El matrimonio en el siglo XXI. Lomas Cendón

El matrimonio en el siglo XXI

¿Por qué continua todo este anacrónico circo del matrimonio en 2021? ¿Para qué se siguen casando las mujeres si hoy trabajan más y mejor que los hombres? ¿Por qué se siguen casando los hombres si la Agencia Tributaria esquilmó todo su patrimonio y cada ciudadano es un número rojo andante a heredar por sus hijos? ¿Para qué reivindicar para sí un rancio derecho obsoleto cuando históricamente algunos han permanecido libres de semejante lastre, como es el caso de los homosexuales? ¿Por qué la gente se sigue casando?

Incels como lumpen de la posmodernidad. Lomas Cendón

Incels como lumpen de la posmodernidad

Algunos lectores se preguntarán qué palabrejos son esos que uso ya en el título del presente texto. Pues que se vaya conociendo la voz que designa una realidad creciente: Inceles un neologismo para referirse al individuo (casi siempre varón) que se ve incapaz de tener relaciones sexuales. Se definen como “célibes involuntarios” y la subcultura que gira alrededor de ciertas comunidades virtuales es tan sólo la punta del iceberg de un problema social difícil de mensurar.

Despejando la ecuación de género. Lomas Cendón

Despejando la ecuación de género

Vivimos en el mundo al revés; y si gobiernos y medios oficiales hablan de un “patriarcado”, es muy probable que en realidad estemos bajo una monstruosa tiranía ginocéntrica sin darnos cuenta. Yo así lo creo. Que haya un Ministerio de Igualdad que hable de visibilizar a las mujeres cuando sólo se ven mujeres por todos lados, ¿no les parece sospechoso? Que se quejen de los patrones de belleza impuestos por el “hetero-patriarcado” cuando la industria de la imagen que promueve esos patrones está compuesta en su totalidad por mujeres y homosexuales, ¿no les parece raro?

El algoritmo de la inercia. Lomas Cendón

El algoritmo de la inercia

El algoritmo pastorea todos los aspectos de la vida aunque prefiramos pensar que no es así. Se nos da a elegir entre lo que se supone ya hemos elegido previamente. Youtube nos direcciona videos con contenido que él impone que nos va a interesar. Facebook nos presenta gente que ya conocimos en el pasado. Twitter nos propone debates sobre ideas que ya hemos repetido como loritos. Netflix nos hace ver el cine como un remake en forma de eterno bucle. Instagram nos muestra la misma imagen una y otra vez. Tinder nos direcciona a que volvamos con nuestra ex a través de sus bots clónicos. Amazon nos vende lo que su base de datos dice que necesitamos. Google nos muestra solo las noticias que, por nuestro bien, conviene que sepamos.

Ni Dios lee libros. Lomas Cendón

Ni Dios lee libros

Entre pitos y flautas estuvimos confinados durante más de siete meses. Conozco gente que aprovechó la prisión domiciliaria de 2020 para aprender a cocinar platos de Masterchef, practicar yoga con foto posterior en Instagram, cantar en el karaoke del Resistiré, recibir aulas online de bricolaje, de decoración, de programación java, de seducción, de maquillaje, de inversión en bolsa, de identificación de fake news, de virología para dummies… ¿Conocéis a alguien que haya dedicado la cuarentena a leer la obra de Alejandro Dumas o Los Episodios Nacionales completos? ¡Vamos, ni de coña!

Eutanasia: el buen morir y el mejor matar. Lomas Cendón

Eutanasia: el buen morir y el mejor matar

El Gobierno de Pedro Sánchez es la correa de transmisión entre el agendado control demográfico en manos del poder supranacional, y una población española que está a verlas venir, que bastante tiene con sobrevivir, mantenerse cuerda y aceptar la nueva prohibición que le llega cada semana. Se busca decidir quién puede venir y quién debe partir de este mundo. Esa es la vieja fórmula que el Poder siempre ha usado para controlar la población: el genocidio.

Actuales apestados y violadores en potencia. Lomas Cendón

Actuales apestados y violadores en potencia

El próximo 25 de Enero harán dos años de una de las mayores tragedias medioambientales de Sudamérica, el desastre de Brumadinho, a pocos kilómetros de donde aún vivo. La presa de residuos de una compañía de minería se rompió y un inmenso torrente de lodo tóxico sepultó toda la comarca contaminando para siempre la cuenca del rio Paraopeba. En el acto murieron más de 250 personas y dos años después aún están limpiando y rescatando cadáveres.

El Rollo Maniqueo. Lomas Cendón

El Rollo Maniqueo

El último acto del teatro maniqueo antes de que caiga el telón es el de Globalistas versus Patriotas, y eso es lo que se lleva escenificando durante el último lustro. Frente a los George Soros, Clinton, Gates, Obamas, ideologías de género, eutanasias y abortos, transhumanismo, Silicon Valley, Foro de Davos, Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de la Salud y sus pandemias, una disidencia arremolinada alrededor del anaranjado rostro de Donald Trump ejerce su papel de negras para recibir mate en tres movimientos.

2021, Una Odisea en el Cansancio. Lomas Cendón

2021, Una Odisea en el Cansancio

2021 será una aburrida continuación de 2020, así como 2020 fue a su vez una continuación decadente de 2019. La novedad del año nuevo residirá en un aumento de la dosis de indignidad, abuso de poder y falta de libertad. Pues en definitiva, ningún mundo nuevo surgió de 2020; a lo sumo cambió un poquito a peor.

Top