Novedades

La fiesta, la locura y el minigolpe de estado. José Vicente Pascual

La fiesta, la locura y el minigolpe de estado

La fiesta, la locura y el minigolpe de estado

Sí, mientras la gente bajaba a la calle, dispuestos a divertirse como si estuviesen locos, locamente nuestro gobierno ha ensayado un sutil autogolpe, mermándose autoridad y eximiéndose de responsabilidad y entregando la defensa de las libertades fundamentales de la ciudadanía a las castas autonómicas. Tal cual.

Narco esclavos. José Vicente Pascual

Narco esclavos

La miseria y el abuso que se ceban con las víctimas del tráfico de personas: de la patera al centro de internamiento, de allí a la puñetera calle, y ya en la calle… a hacer la calle. Las oenegés solidarias morrocotudas, los open arms dedicados al transporte de ilegales, los chicos de amnistía internacional obsesionados por los derechos de los acogidos, despreocupados por el destino de cada uno cuando finalmente son “libres”, pueden descansar con el alma tranquila. Han hecho su trabajo y han cumplido con su exquisita conciencia mundialista.

Neolengua, más allá de la anécdota. José Vicente Pascual

Neolengua, más allá de la anécdota

No importa la verdad sino el relato que sobre la verdad se establezca. Ejemplos hay tantos que no me apetece poner más que uno: los delirantes tuits del ex-vicepresidente del gobierno, clamando contra “la impunidad de la extrema derecha”, tras publicar él mismo unas fotografías con balas que, dice, le han enviado por correo. Antes que los hechos investigados, desentrañados y esclarecidos, el discurso. Antes que la verdad, la retórica de la posverdad.

Estamos muertos pero aún no nos hemos enterado. José Vicente pascual

Estamos muertos pero aún no nos hemos enterado

Primero fueron a por las centrales nucleares, pero como las centrales nucleares son antipáticas y encima provocan accidentes como los de Chernobyl y Fukushima, no nos importó. Ahora van a por los vuelos baratos, para la plebe, pues no tengan duda de que los ricos seguirán viajando en avión, adonde les apetezca y cuando quieran. Pero como los vuelos que interesan a las muchedumbres no son los de corta distancia sino los de largo trayecto, los internacionales sobre todo, por aquello de viajar en vacaciones, tampoco la cosa parece tan grave.

Democracia de domingo. José Vicente Pascual

Democracia de domingo

A lo largo de los últimos años he escrito en varias ocasiones sobre el mismo asunto y no quiero hacerme pesado, pero ya lo decía Jordan Peterson en una entrevista de esas que tienen el incierto mérito de convertirse en virales: “Debemos correr el riesgo de resultar antipáticos, de que nuestras opiniones incomoden e incluso ofendan al interlocutor; no podemos vivir siempre en la impostura de lo correcto porque, en ese caso, es imposible ser coherente y defender la propia convicción”.

Propósito. José Vicente Pascual

Propósito

El espectáculo de la OMS y los gobiernos nacionales que siguen su dictado, en relación a la gestión de la pandemia del C-19, no necesita comentarios. La gente enferma, sufre y muere en porcentajes desmesurados; unos países surfean sobre la plaga y a otros los está engullendo la tempestad; unos van camino de la bancarrota y otros se enriquecen a costa de la calamidad ajena. Y la OMS en medio, templando gaitas con unos y otros, dejándose querer por todos y escabulléndose de las condiciones y necesidades específicas de cada uno.

Llegará ese día. José Vicente Pascual

Llegará ese día

Llegará el día en que te canses de girar en torno a la noria sin sacar más que arena, en que empieces a “mosquearte” porque los de siempre siguen con el discurso de siempre, hacen lo mismo de siempre y viven opíparos como nunca mientras que tú también estás como siempre: jodido y sin perspectivas. Entonces lo sabrás. Entonces será el día.

Bricolage social. José Vicente Pascual

Bricolage social

Antes, la ingeniería social era odiosa obra de titanes megalómanos, imperios instalados en el poder que nacía de la espada de bronce en la Grecia clásica y el que brillaba en las cabezas nucleares de las bombas atómicas a partir del siglo XX. Hoy, la ingeniería social se desarrolla mansa como una sentada ecologista, según el modelo Ikea del “you self” para pezqueñines

La España desolada. José Vicente Pascual

La España desolada

En la planicie castellana, entre Tordesillas y Villalpando, se encuentra Mota del Marqués, una de las poblaciones más pintorescas de España. Pintoresca no por lo llamativo del entorno ni por los usos y costumbres locales —que desconozco por completo—, sino por el desolado panorama sobre el que se erige este pueblo de 349 habitantes: un puñado de casas viejas, dos iglesias escalonadas en rabiosa cuesta y una torre levantada en tiempos medievales por la orden teutónica, defensiva y de vigilancia, que hoy es un montón de piedras arruinadas sobre el altozano que domina la llanura.

iDaimon. José Vicente Pascual

iDaimon

Se ha escrito en abundancia sobre la función que cumplen los teléfonos móviles y el cambio real que han introducido en nuestras vidas, siempre en relación determinada por las posibilidades comunicacionales que ofrece. Desde organizar un escrache a entablar una videoconferencia con la familia, el abanico de servicios eficientes es inmenso. Sin embargo, se ha tratado muy poco el efecto personal, íntimo, de asunción de identidad, compartida no sólo en el entorno de nuestros contactos sino revertida hacia la propia imagen que trazamos de nuestra singularidad

Escorias Hasél. José Vicente Pascual

Escorias Hasél

El progresismo español y europeo llevan un siglo alimentando su ideario y actividad con escorias, retales ideológicos, segundas partes, parches de extrema improvisación, voluntarismo mimético en busca de repeticiones de la historia que, como dijo el teórico, nunca son repeticiones genuinas sino parodias. Extravagancias.

Sumisión. José Vicente Pascual

Sumisión

Hace unos años, en el transcurso de un interesante debate con usuarios y colaboradores de una publicación digital, uno de los participantes expuso el siguiente punto de vista: “Cuando la cultura occidental y la tradición humanista y cristiana hayan desaparecido, engullidas por masas sin identidad llegadas de oriente, el islam será lo único que quede de occidente, del humanismo y del cristianismo”.

La letra pequeña. José Vicente Pascual

La letra pequeña

La presencialidad cura. Usted, antes, iba al centro de salud y era atendido y, sobre todo, escuchado por su médico. Y para oírle, aunque tuviese que contarle banalidades, aquel profesional vestía la bata blanca como vistieron los galenos romanos la túnica pulla que sólo a los peritos en su arte les era permitido vestir. Ser recibido, oído, “consultado”, tocado, aconsejado y recetado era recorrido ritual sanador. Un acto civilizado. La asistencia telefónica es barbarie y algo más: un recordatorio al ciudadano habitante de la modernidad sobre su irrelevancia.

Estado, tutor del malestar. José Vicente Pascual

Estado, tutor del malestar

La decisión de la autoridad sanitaria en varias comunidades autónomas de no vacunar a los sanitarios que ejercen en la sanidad privada. El bien común, en este caso, tiene sus límites: el odio ideológico de buena parte de nuestros gobernantes hacia todo lo que implique el término “privado”. No importa que según en qué lugares y ámbitos autonómicos la sanidad privada haya luchado contra la pandemia con idéntico denuedo y sacrificio y bastantes menos medios que la sanidad pública. Los trabajadores de este sector, por una decisión arbitraria, sectaria y criminalmente doctrinaria, de momento se quedan sin vacunarse aunque con la obligación de atender a todos los pacientes de coronavirus que lleguen a sus centros…

La vida en ciclo. José Vicente Pascual

La vida en ciclo

De la ciudad neolítica, sometida a la babélica ley del más fuerte, se pasó a la ciudad-Estado, y poco después a la corona-Estado y los grandes imperios de la antigüedad. En este avance de la civilización, Oriente puso el método y las fachadas policromadas, y occidente las ideas. De Mesopotamia a Roma hay un salto importante, un desarrollo conceptual: del poder inamovible, ambarizado en medio de los desiertos, al poder dinámico que se expande gracias al comercio, el ingenio de carreteras y la evidencia bien aprendida de que toda conquista supone imposición de hegemonía cultural.

Otra vez ayer. Jose Vicente Pascual

Otra vez ayer

Entre quinientas y seiscientas mil personas, de golpe, engrosarán las cifras del paro. En la práctica ya lo están haciendo porque nuestro gobierno, siempre atento a estos detalles solidarios, descuenta los días consumidos de ERTE como días de prestación por desempleo. Esto quiere decir que hay una bolsa de 750.000 personas cobrando un desempleo inestable, agotando plazos y, por tanto, sus posibilidades de recibir una prestación real cuando se vean en la calle y con una mano delante y otra detrás

El futuro es una cosa que antes existía. José Vicente Pascual

El futuro es una cosa que antes existía

La casta viene con el galgo y el ADN del cargo público tiene estos imponderables: ninguno es responsable aunque todos quieren las competencias, ninguna competencia es suficiente aunque de todas puede hacerse dejación, o atenderla como se les antoje; ningún contagio y ninguna muerte son culpa de ellos porque la pandemia es mundial, aunque la culpa es de los ciudadanos irresponsables que se empeñan en celebrar la nochebuena; no puede ponerse la economía por encima de la salud pero los centros comerciales pueden estar abarrotados durante las rebajas de enero, aunque ellos no son responsables porque ya tomaron medidas para confinar perimetralmente a la población y establecieron toque de queda

2020, ni tan mal. José Vicente Pascual

2020, ni tan mal

… es posible que todas esas muertes silenciadas, ocultadas, camufladas en estadísticas falsarias, disfrazadas por la indecencia de un “dolor oficial” impostado y cínico, todas ellas, sobre todo las habidas en residencias de ancianos, hayan establecido una base de responsabilidad histórica y legal ante la que tarde o temprano tendrán que responder los incompetentes embusteros que, en teoría, estaban encargados de evitar la catástrofe, al menos prevenirla.

Ninguna muerte mata si Dios no quiere. José Vicente Pascual

Ninguna muerte mata si Dios no quiere

El sábado pasado murió mi vecino Juan. No es que la muerte de alguien, por causas naturales y dados los tiempos que corren, sea asunto de relevancia extraordinaria. Ni mucho menos. “También se ha muerto Antonio Gento”, me diría algún madridista acérrimo como yo; pero se da la circunstancia de que el bueno de Gento, exjugador del R.Madrid y hermano de un superlativo héroe de infancia, ha trascendido lejos de mi morada, en tanto que la de Juan me tocó muy de cerca. Tan próxima como una llamada de auxilio de madrugada

Mateo 19-21. José Vicente Pascual

Mateo 19-21

De repente, el capital se ha vuelto bondadoso. No sólo bondadoso: ejemplarizante. De pronto han comprendido que las masas consumidoras de lo que sea que vendan necesitan empatía, fraternidad y una poquita de condescendencia, aparte de dinero, para disfrutar de la vida sana y feliz que suelen poner en el mercado a precios bastante razonables. Ya no se conforman con decirnos lo que debemos comprar sino cómo debemos vivir y pensar para ser merecedores de los bienes materiales y espirituales esenciados en su mercancía.

Mensaje en la botella. José Vicente Pascual

Mensaje en la botella

No lo digo yo sino los científicos que saben de esto: dentro de 600 millones de años, la probabilidad de que haya vida en la tierra es del 0’00%; la Luna estará demasiado lejos para que influya en las mareas o se produzcan eclipses, y la luminosidad del Sol hará imposible la fotosíntesis de las plantas. Silencio y cenizas. Nos queda el consuelo de que dentro de un año, a la vuelta de 2021, la vida será prácticamente igual a la actual. Y viene dando pistas.

Migrantes. José Vicente Pascual

Migrantes

En nuestro ideario comunicativo, la corrección política, el pensamiento Alicia y el buenrollismo de la señorita Pepis han impuesto una expresión más neutra: “migrante”. Como los pájaros, que no tienen origen ni destino sino el mundo por aeródromo. Al emigrante le quitas la “e” y se queda sin patria —o eso nos creemos—¸ y al inmigrante le restas la “in” y lo pones en casa como Paco con sus pantuflas frente al televisor, disfrutando con Tele5 y la polémica Paquirrín-Pantoja.

Dumping y hachazos. Antonio Palacios Herruzo

Dumping y hachazos

Hace algún tiempo, publiqué en este mismo medio un artículo que titulé Sobre si somos iguales ante el Fisco y otras preguntas básicas en que, apoyado en un discurso técnico y comparativo, concluí que es rotundamente cierto que no somos iguales ante el fisco. Apunté algunas preguntas que dejé para la reflexión del lector. Sobre alguna de ellas hay que volver, la actualidad manda.

Capitalismo woke

la ideología “woke”, de uso obligatorio en las universidades americanas y frenéticamente impulsada por todos los gobiernos de la Europa de brazos bajados, esa fe progre en la omnipresencia y omnipotencia de lo políticamente correcto, y por supuesto impermeable al sonrojo de lo ridículamente incorrecto, como todas las ideologías tiene un canalón por el que desagua: es perfectamente integrable en el sistema.

Democracia sanitaria. José Vicente Pascual

Democracia sanitaria

Ya me dirán ustedes cuándo un virus ha distinguido el día de la noche, el martes del viernes, los festivos de los días de diario, los autobuses de los aviones y al viajero clandestino que llega del pueblo próximo con el turista inglés de vacaciones invernales en La Gomera, aunque esté sobrio. Ni las mascarillas respeta el famoso covid.

La edad oscura. José Vicente Pascual

La edad oscura

Sí, ir hacia atrás es posible. Retroceder hasta perder de vista la civilización por ahora conocida parece conjeturable sin caer en el tremendismo ni ponernos demasiado apocalípticos. Es una hipótesis plausible. Nunca nos ha sucedido pero otros, en otros lugares del planeta, ya lo han padecido y lo siguen sufriendo.

Tristía. José Vicente Pascual

Tristía

La modernidad se ha revelado como guión insufrible de una película de bajo presupuesto con subtítulos para sordos… La izquierda era un bullicio en otro tiempo; ahora, esa misma izquierda es a la libertad y “la revolución” lo que el catolicismo de sacristía, mesa camilla y jícara de chocolate fue al cristianismo.

viejos progres

Viejos

Viejos llenos de manías y rencores, incapaces durante décadas de resolver sus pleitos ni de construir algo distinto al odio, convencen a las nuevas generaciones de que su obligación y el sentido de su existencia es mantener el resentimiento por afrentas que ya nadie recuerda; y sacrificar la juventud y dar la propia vida si fuese necesario por los rancios intereses de la casta oxidada que sigue soplando las cenizas.

Las calmas

Cada año por estas fechas, desde principios de septiembre hasta más o menos mediados de noviembre, la mar se calma, el viento cesa, las mareas ceden hasta convertir la rompiente de las olas en metáfora de un lago tranquilo; y los días se esconden bajo una luz de ceniza que asoma desde las muchas aguas hacia la tierra oscura bajo el volcán —porque aquí en mi isla, aparte de mar y alisios, tenemos un volcán muy grande, tan grande que todo ser viviente es inquilino del volcán, no hay otra—.

Prójimas, cantoneras y celestinos

“Cerrad los burdeles y la lujuria lo invadirá todo”, dejó dicho y escrito San Agustín, Padre de la Iglesia igual que san Jerónimo y san Ambrosio. Los tres por separado y cada uno por su cuenta, al igual que Pero Gelasio, obispo de Sevilla entre 1390 y 1394, llegaron a la conclusión de que la prostitución bajo permiso de la autoridad evitaba males mayores, como el galanteo de jóvenes ardorosos cegados por el reclamo de la carne…

¿El futuro era esto?

A la generación de Iniesta, también llamada Z en otros lugares del mundo y por aquellos a quienes no les gusta el fútbol, ya le van diciendo la verdad desde que terminan la educación básica: el futuro no les pertenece. De hecho, no se sabe si podrán realizar sus estudios de ESO en condiciones algo parecidas al ambiente educativo normal hace seis meses, o si llegarán al bachillerato con un bagaje de conocimientos adquiridos que les permita comprender certitudes tan básicas como que Pekín no es la capital de Marruecos, y sutilezas intelectuales semejantes.

Lo peor de todo

Malo es que el mismo Sánchez, más Sánchez que nunca, se haya lavado las manos en medio del naufragio, con una economía devastada por este diluvio vírico, unos niveles de desempleo dramáticos, unas perspectivas de recuperación inexistentes y una situación sanitaria que pone en riesgo, incluso, el retorno a las aulas del estudiantado, dentro de unos días.

Un país pulcro

¿alguien puede mantener en serio que las costumbres y usos higiénicos de los españoles son determinantes en la expansión de la pandemia? Somos el país con más cultura de higiene y cuidado personal de Europa —no lo digo yo, lo dicen los fabricantes de productos relacionados— y nuestros usos sociales, por más que se nos achaque ser “toquetones”, resultan mucho más escrupulosos que en cualquier país de la civilizada UE

Apuntes para un sindicalismo solidario

Apuntes para un debate ideológico sobre sindicalismo. Una propuesta de acción sindical para España. “En España, a los males globales del capitalismo se suman los males políticos que el régimen del 78 ha incorporado a nuestra Nación y que tiene como resultado una perdida de poder adquisitivo global, la proletarización de la sociedad y los recortes en salarios y derechos sociales.”

La clase media pagará 3.000 € más al año en impuestos

La brutal subida de impuestos que planea Podemos y los sindicatos UGT y CC.OO, persigue recaudar la barbaridad de 80.000 millones de euros más al año. Como no podía ser de otra manera es acorde con el ideario comunista, enemigo de la propiedad privada, y persigue confiscar todos los años y poner bajo su administración más de la mitad del PIB de España.

Verdad Moral. Verdad Jurídica

El derecho a la verdad existe, como también existe una normativa internacional para perseguir a los gobernantes y los Estados que sistematizan “mentiras oficiales” como las que definen cada intervención pública de Pedro Sánchez y sus adláteres, Marlaska, Ábalos, Illa y compañía.

El desplome del turismo

La crisis sanitaria del COVID 19 ha roto todas las expectativas del análisis sectorial, convirtiéndose en el sector económico español más perjudicado.
En valores absolutos esto significa una perdida de entre 92.556 millones de euros y 124.458 millones de euros de actividad para el año 2020, lo que provocará una mayor caída de la esperada en el PIB español.

De zonas comunes e intérpretes excepcionales. Antonio Palacios Herruzo

De zonas comunes e intérpretes excepcionales

En un estado de derecho lo que no está prohibido, está permitido. No hace falta ser Kelsen para conocer esta idea. Parece que los principios más básicos del marco jurídico de esta democracia han sido devorados por el coronavirus. Esto comienza a ser ridículo. No se pueden vapulear los derechos de los ciudadanos sin, al menos, el control formal que supone redactar una norma clara y expresa que los limite, suspenda o entierre.

Soberanía económica en tiempos de virus

La presente crisis sanitaria ha puesto de relieve la debilidad de nuestras Infraestructuras Estratégicas y Críticas. Se ha confiado demasiado en los procesos de internacionalización y perdida de soberanía, ya sea desde el punto de vista económico en el marco europeo, ya sea en materia de seguridad por medio de una confianza ciega en la OTAN… Se hace necesaria una revisión inmediata que permita al estado responder de manera acertada ante las futuras eventualidades, asumiendo un posicionamiento soberanista que nos otorgue independencia.

‘League of Legends’ en Córdoba: la última parada de la agenda capitalista

Córdoba o lo que de ella queda será sede de lo que han dado en llamar I Torneo Provincial League of Legends. Del día 11 al 20 de octubre, la capital y los municipios de Belmez, Espejo, Montilla, Montoro, Palma del Río, Priego y Pozoblanco acogerán un campeonato en que jóvenes llegados de todas partes de la región se enfrentarán entre sí para demostrar ser los mejores en este videojuego que se define como «de estrategia y acción, altamente competitivo y con un estilo rápido, de corte free-to-play, ambientado en un universo fantástico».

La repercusión del Brexit en Andalucía

Las vinculaciones sociales y económicas que Reino Unido mantiene con la región andaluza hacen necesaria una actuación, a modo de anticipación por parte de la administración autonómica, de cara paliar los futuros efectos socioeconómicos de la salida de UK de la Unión Europea. El análisis de las consecuencia de la salida y el inicio de la toma de medidas debería haber comenzado durante la última legislatura socialista de la Junta de Andalucía, sin embargo, no se ha producido todavía, ni en la anterior ni en la presente legislatura este análisis estructural, sosegado, serio y profundo, y por lo tanto tampoco se han tomado medidas concretas en este sentido.

Cuando la economía participativa revienta el mercado

Uber, Cabify, Blablacar, Airbnb … nacieron como plataformas digitales de economía participativa, una iniciativa popular y “progresista” que evitaba los abusos, malas prácticas y precios prohibitivos de los oligopolios del transporte, el turismo, etc. Al mismo tiempo, se generaban razonables beneficios para gente sencilla, la cual nunca habría encontrado la manera de sacar buen provecho a la posesión de un piso antiguo en una gran ciudad o, sencillamente, un humilde vehículo.

El lumpemproletariado del siglo XXI

Vivimos en una situación de crisis económica endémica que conduce a un aumento de la desigualdad. En España mientras aumenta la brecha salarial entre las rentas más altas y las más bajas que ven como los salarios continúan descendiendo y se mantiene la inestabilidad laborar desde la crisis del 2007. Casi el 14% de las personas ocupadas en España pese a tener un empleo no logran salir de la pobreza.

Cataluña: Economía vs Secesión. Tres cuestiones básicas en el escarnio actual

La Banca Internacional considera que una mayor autonomía fiscal al estilo vasco y navarro sería una de las posibles soluciones para llegar al entendimiento. ¿En qué consiste exactamente esta medida? ¿sería viable?
Esa medida consistiría básicamente en darle a la Comunidad Autónoma de Cataluña la independencia fiscal, es decir, la capacidad de auto-gestionarse a este nivel por medio de la creación de una Agencia Tributaria propia al margen de la española.

¿Es el Estado de Bienestar un asunto económico?

El concepto de “Estado de Bienestar” es una de las ideas tótem del presente régimen político aunque la mayoría de los españoles no sabe muy bien a qué se refiere exactamente. Casi todos lo relacionana instintivamente con “las pensiones” y, de manera indirecta, con la Seguridad Social. Los sindicatos han envuelto toda esta nebulosa conceptual en una historiografía en la que ellos son los protagonistas.

Top