La dulce derrota de ETA y la agria victoria de España

¿Se imaginan ustedes que tras derrotar al III Reich los aliados hubieran permitido a los jerarcas nazis y a sus estructuras organizativas participar en la vida política de la nueva Alemania? Pues eso es ni más ni menos lo que se está sucediendo con ETA en España. No es que su rama política, Bildu, está legalizada y ocupando parcelas de poder en el País Vasco y Navarra, es que todo el entramado etarra está en posición de seguir persiguiendo sus objetivos políticos, bajo otra apariencia y con otros medios si se quiere, pero la lucha continua. Los propios etarras lo han dicho alto y claro al anunciar que sus miembros “seguirán en su lucha por Euskal Herria unificada e independiente”, simplemente en estos momentos asesinar no reporta estratégicamente ningún beneficio y por tanto se adaptan a la nueva situación.

Presumir así de una derrota de ETA lo que provoca son arcadas ante la repugnante cobardía de unos y el infame colaboracionismo de otros. No sólo existen casi 400 asesinatos sin resolver, no sólo los asesinos no están arrepentidos de sus actos, hasta el punto de que son incapaces siquiera de escenificar una superficial petición de perdón, no sólo no se ha desmantelado su maquinaria del odio, como bien hemos comprobado en Alsasua, no sólo se sigue rindiendo homenaje a los asesinos excarcelados, que son considerados en la pútrida sociedad vasca como un ejemplo heroico, sino que se ha cedido a la indigna tentación de considerar que se ha puesto fin a un conflicto. Que ETA habría entrado en razón y que los fines políticos que perseguía por las armas los va a intentar lograr democráticamente. Todo solucionado, nos contarán los M.Rajoy, ZP, Eguiguren, podemitas y nacionalistas, ansiosos de legitimar los objetivos políticos de ETA. Dejando de matar podrán desde las instituciones del País Vasco y de Navarra seguir construyendo su proyecto totalitario y antiespañol, sin mayores molestias que los reproches de las incómodas víctimas y algunos “fachas” de esos a los que según el parecer de algunos periodistas rastreros les convenía que existiese el terrorismo. No esperen impedimentos al acercamiento de presos, porque la pasividad del gobierno contará con la complicidad de la oposición, al fin y a la postre en este tiempo nuevo sin pistolas, los amantes de la paz debemos saber perdonar para construir una nueva sociedad que no excluya a nadie. Y andando el tiempo, al igual que sucedió con el maquis, tendremos que tragar con los etarras como campeones de la libertad, porque la falsificación de la historia es uno de los objetivos también anunciados para esta nueva etapa de ETA. Voluntarios para ayudarles no les faltaran en esta España victoriosa, donde toda mendacidad tiene cabida y en la que las rendiciones para algunos saben a miel, mientras que los triunfos a otros sólo les saben a hiel.

Top