II concurso de relatos: Hoy es 20 de febrero de 2020

II concurso de relatos: Hoy es 20 de febrero de 2020

Publicamos el vigésimo sexto trabajo perteneciente al II concurso de relatos “Una carta a un hijo” organizado por la escritora y farmacéutica, Esperanza Ruiz Adsuar, en colaboración con Posmodernia y las Bodegas Matsu perteneciente a la Denominación de Origen Toro. Dicho concurso durará hasta el próximo 31 de octubre de 2020. Bases para la participación en el concurso

Título: Hoy es 20 de febrero de 2020

Pseudónimo: Fuensanta Arroyo


Sergio, hoy es 20 de Febrero de 2020:

Ya han llamado los de la antena, que vendrán mañana. Silvia sigue intentando arrancarse el diente a escondidas, hasta le he visto morder un zapato. 

De los dos libros que elegí para Mateo, uno me lo ha devuelto diciendo que “es para niños pequeños”, el otro, el de los dinosaurios le está fascinado. 

Lucía ya sabe decir “cocreta” y “paravulario”. 

La perra esa que te empeñaste en comprar sigue en tu cama, guardándote el sitio. Tu mujer está guapísima esta mañana, se ha maquillado y se ha puesto el vestido verde, ese de las mangas francesas para venir a verte. Lleva un perfume nuevo, está deseando que lo huelas. 

Los niños te han hecho un dibujo, sales muy guapo, está lleno de detalles, hasta se han acordado del gotero. 

La enfermera esta mañana ha contado un chiste, era buenísimo, pero como no tenía papel ni lápiz para apuntar se me ha olvidado. Ya sabes que cabeza tengo, voy para los 77, bueno 76 según la partida de nacimiento,(acuérdate que al abuelo se le pasó el plazo y mintió en la fecha para que no le multaran) . 

El cardiólogo ha tenido un nieto, ha pasado por toda la planta riendo y regalando bolígrafos de esos de publicidad de las farmacéuticas. Te he guardado uno, en el cajón de tu mesilla. 

Ah, se me olvidaba. Te ha salido una cana en la barba, la he visto de casualidad cuando me han echado para limpiarte y afeitarte. 

Cuando despiertes te vas a ver distinto, pero te aseguro que cada vez estás más atractivo; aquí hay más de una que te ha echado el ojo, pero cuando ven a tu mujer se desaniman, te lo digo de verdad, deslumbra por los pasillos y más si se pone el traje verde. 

Está carta te la guardo como siempre en el archivador, para que lo leas todo en orden y así verás que no te has perdido nada. Esta está en el primer archivador verde, (ya no me quedan amarillos). Me hubiera gustado que todos fueran iguales, ya sabes, manías mías, pero no había en ningún sitio de los de siempre. ¡Hasta he mirado en Carrefour! 

De política no te hablo, ya se que lo odias y no te quiero poner de mal humor. 

Tu padre está muy bien hoy, le he escuchado cantar en la ducha y sólo hace eso cuando vamos a comer a la casa de los Pérez. Ya hace meses que no vamos, desde que Ángela se rompió la cadera. 

Luego le preguntaré qué trama, cuando acabe el partido (gana el Madrid 3-2, es reposición del año pasado, pero él se emociona igual). 

¡Ah, si! Qué cabeza. Mañana me ingresan a mi, en la planta de arriba. No es nada, cataratas, fíjate que las tengo tantos años y no hacía caso. Pero me han llamado hoy y no es cuestión de decir que no, con lo que le ha costado a tu padre que le dieran cita. 

El caso es que mañana no te voy a poder escribir, puñeta. (perdón) 

Me ha dicho la de la limpieza que te la escribe ella, pero es que esta mujer se piensa que voy a estar ciega, y sólo es un ojo. Lo que quiere es cotillear. 

Si no te escribo mañana es porque me van a poner una vía en la mano derecha y no se escribir con la otra. Y luego no sé qué más cosas van a hacerme (tu padre ha dicho que quieren aprovechar para mirarme entera por lo del desmayo del otro día). 

Cómo se pongan muy pesados les digo que me bajen y me pongan contigo. Llevamos dos años viéndonos todas las tardes, ¿qué hago yo sola allá arriba? Tú me haces mucha mejor compañía. 

Bueno, a ver si engaño a papá y que te escriba él. 

Cómo siempre termino igual, porque dicen los médicos que igual al despertarte tienes amnesia anterógrada y no retienes nada.

Te llamas Sergio Luján Paredes,a día de hoy tienes 43 años, tuviste un accidente de moto volviendo del trabajo y has estado en coma dos años, dos meses y 13 días. Volvías a casa porque tu mujer se había puesto de parto, la niña se parece a tí y se llama Lucía, como tú querías. 

Todos este tiempo lo tienes archivado, no lo has perdido, ni yo quiero perderte. Mañana también habrá carta, se lo diré a papá, en cuanto acabe el partido. 

Te mando un beso con tu mujer que ya va para allá. Verás que guapa… 

Mamá. 

Top