Artículos de este autor: Marta Ferrer Puig

Reseña de “Democracia cronometrada”

Reseña de “Democracia cronometrada”

Algo huele a podrido en la vida política española. Y esa pestilencia forma parte consustancial del sistema cuando a estas alturas casi nadie se sorprende al saber que una ministra tenía aparcado en casa un Jaguar, pero decía desconocer su procedencia, o que otro ministro compra en repetidas ocasiones material sanitario inservible a un mismo proveedor chino.

Desigualdades autonómicas y vivienda

No puede existir en España españoles de primera o segunda dependiendo de la región donde vivan. Nuestro ordenamiento jurídico debe velar por la igualdad ante la ley de todos los españoles y nuevamente el sistema autonómico pone en tela de juicio este principio de equidad.

La Iglesia Católica de Francesc Pardo

Últimamente estamos siendo testigos de unos acontecimientos relacionados con la exhumación de los restos del General Francisco Franco de la basílica vaticana del Valle de los caídos. Y la semana pasada hemos visto el mismo episodio de siempre cuando el Obispo de Gerona, Francesc Pardo, afirmaba en una entrevista en la cadena ser que “toda persona tiene derecho a ser enterrada”, aunque entiende que si un dictador es sepultado en “un sitio de fácil visita”, en alusión a su posible enterramiento en el panteón privado que la familia franco posee en la catedral de la Almudena, eso es “inaceptable para la población” “especialmente si la población ha sufrido las consecuencias del dictador”.

Y Toni ¡¡Cantó!!

Hace unos días, en el Congreso de los Diputados, asistimos a una intervención clara, rotunda y bien articulada: la de Toni Cantó, Diputado por Valencia. Directo y al grano, sin los habituales subterfugios empleados por nuestra plutocracia en sus discursos, Cantó “dió el cante”; pero un cante del bueno, con estilo, con agallas, con contundencia. Una brisa de aire fresco pareció recorrer el hemiciclo.

Nigel Farage: El penúltimo idiota

En estas horas desgraciadas en que, tanto desde las neuróticas filas del secesionismo, con Puigdemont a la cabeza, como desde el Gobierno de España, se han cometido todas las torpezas imaginables y algunas otras imposibles de imaginar, sólo faltaba la irrupción en el desaguisado de “tontos de importación”. Y así, el penúltimo imbécil en lanzarse al esperpéntico ruedo en que se ha convertido Cataluña, cual inoportuno maletilla, ha sido Nigel Farage, “El Niño del Brexit”

Top