Artículos de este autor: Pedro López Ávila

Estoy harto. Pedro López Ávila

Estoy harto

Estoy harto

Estoy harto del “heteropatriarcado” y de la “heteromatriarcada”, de “indepes”-con o sin mirada de jabalíes-, de la moda de ensalzar a personajes tarados que a lo más que hubieran llegado es a ser alguaciles de su pueblo a no ser por la política; estoy harto de juristas e intelectuales que se posicionan pertinazmente al lado de “el genio”, de okupas adinerados, de insoportables opinadores televisivos a sueldo, además, aburridos como ellos solos; estoy harto de normativas absurdas, de defensores de gallinas violadas, de antitaurinos y, expresamente, de apacibles conformistas que insisten permanentemente en su voluntaria inacción…

La LOMLOE, café para todos. Pedro López Ávila

La LOMLOE, café para todos

Cada vez que me hablan de los currículum escolares revolucionarios, me provocan enormes contrariedades que no puedo soportar y, llegado el momento, hasta un exceso de ácido clorhídrico. El Ministerio de Educación ha remitido dos borradores por los que se regirá el marco de este nuevo diseño educativo: “la enseñanza dejará de ser enciclopédica y memorística para centrarse en aprender contenidos esenciales aplicados a la vida diaria”.

Discursos para idiotas. Pedro López Ávila

Discursos para idiotas

En estos momentos de nuestra historia, el pueblo español “por no hacer mudanza en su costumbre” está siendo mangoneado por los cultivadores del despotismo y el nepotismo, languidece y se va desmembrando, de forma tal, que ser español es una impertinencia y hablar castellano es poco menos, en algunas regiones, que ser un fascista; la cultura está instrumentalizada como arma de dominación y es utilizada con fines extraintelectuales de manera perseverante, los planes de estudio se confeccionan a partir de la falsificación de la historia…

En el currículum se lleva la penitencia

Invertir los valores y sustituirlos por otros ha sido asumido con demasiada naturalidad por los distintos sistemas educativos, muy mediatizados por la ideología que, a fin de cuentas, es la que configura las instituciones públicas. Así, cada día va adquiriendo naturaleza de normalidad el idiotismo y la abyección…

Top