Resultados al buscar por: comuna de paris

150 años de la Comuna de París (y IX). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (y IX)

La derrota de la Comuna se debió a que ésta no estaba vertebrada por un partido proletario que la guiase estratégicamente en el proceso revolucionario que estaba llevando a cabo. Pero, en rigor, la Comuna de París no fue exactamente una revolución proletaria, pues los insurgentes parisinos fueron artesanos, comerciantes, trabajadores cualificados y pequeños patrones que aspiraban a una república democrática y universal que recogiese el relevo de 1793 y 1848.

150 años de la Comuna de París (VIII). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (VIII)

Para un revolucionario profesional como Lenin la Comuna careció de preparación y vino a ser un movimiento espontáneo, indisciplinado, heterogéneo y confuso. «El capitalismo francés se hallaba aún poco desarrollado, y Francia era entonces, en lo fundamental, un país de pequeña burguesía (artesanos, campesinos, tenderos, etc.). Por otra parte, no existía un partido obrero, y la clase obrera no estaba preparada ni había tenido un largo adiestramiento, y en su mayoría ni siquiera comprendía con claridad cuáles eran sus fines ni cómo podía alcanzarlos. No había una organización política seria del proletariado, ni fuertes sindicatos, ni sociedades cooperativas…»

150 años de la Comuna de París (VII). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (VII)

Con todo, tras el fracaso de la Comuna, Marx, que como hemos dicho sería llamado por sus enemigos «Doctor Terrorista Rojo» o simplemente «Doctor Rojo», pasó a ser la principal figura de la Comisión de Refugiados que se hallaba en Londres para asistir a los revolucionarios frustrados que huyeron de París de las garras de la represión contrarrevolucionaria. Marx rescató de los tribunales militares a un buen número de comuneros, y les consiguió pasaportes, dinero y trabajo.

La Comuna de París (VI). Daniel López Rodríguez

La Comuna de París (VI)

La Comuna pretendía abolir esa propiedad de clase que convierte el trabajo de muchos en la riqueza de unos pocos. La Comuna aspiraba a la expropiación de los expropiadores. Quería convertir la propiedad individual en una realidad, transformar los medios de producción, la tierra y el capital, que hoy son fundamentalmente medios de esclavización y de explotación del trabajo, en simples instrumentos de trabajo libre y asociado.

150 años de la Comuna de París (V). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (V)

El feminismo, que surgió en 1792 en Inglaterra con la Reivindicación de los derechos de la mujer de Mary Wollstonecraft, se revitalizó en la Comuna de 1871, donde en sus 72 días de existencia las mujeres fueron un activo importante. Ya en las revoluciones de 1789 y 1848 las mujeres francesas mostraron su combatividad, laboriosidad y decisión revolucionaria. En 1789 las mujeres de la burguesía asumieron reivindicaciones políticas y exigieron derechos civiles, mientras que las mujeres de los barrios humildes se movilizaron contra la escasez y la carestía. En 1848, a través de la influencia del socialismo y el comunismo incipientes, las mujeres reivindicaban la igualdad y luchaban por la emancipación de clase y por superar el orden vigente.

150 años de la Comuna de París (IV). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (IV)

Las persecuciones gubernamentales contra los comuneros siguieron hasta 1874, y el estado de sitio y el toque de queda no se levantarían en la ciudad hasta 1876. Gobiernos como los de España e Italia devolvían a los tribunales de París a cualquier comunero que se hubiese penetrado en sus fronteras. La policía de seguridad de Bélgica expulsó a decenas de comuneros que intentaron refugiarse en aquel país. Pero el 3 de marzo de 1879 el Gobierno republicano concedió una ley de amnistía y en torno a unos 2.400 comuneros pudieron regresar a París, pero aún no se les concedió esta amnistía a los principales comuneros y a un buen número de presos, deportados y exiliados.

La Comuna de París (III). Daniel López Rodríguez

La Comuna de París (III)

La Comuna no fue una insurrección inspirada exclusivamente por la Primera Internacional, y tampoco era una organización estrictamente socialista, era más bien un conjunto heterogéneo compuesto por blanquistas (que hasta entonces fue el movimiento obrero mejor organizado en Francia), proudhonistas, bakunistas y neojacobinos retóricos como Felix Pyat. Es más, en 1871 la Internacional estaba dirigida fundamentalmente por antiblanquistas, antiproudhonistas, antibakunistas y antineojacobinos, pues la Internacional condenó los métodos terroristas y la política federalista de la Comuna.

150 años de la Comuna de París (II). Daniel López Rodríguez

150 años de la Comuna de París (II)

El 19 de abril se publicó el que sería el más oficial de los documentos que definía los propósitos de la Comuna, la «Declaración al pueblo francés», en la que se postulaba la «autonomía absoluta» de todas las comunas locales y se pedía la solidaridad de los campesinos en la lucha contra la aristocracia terrateniente y la burguesía en pos de la «idea comunal».

La Comuna de París. Daniel López Rodríguez

La Comuna de París

Al rendirse Napoleón III el 4 de septiembre de 1870, dos días después de la derrota de las tropas francesas en Sedán -con el consecuente aprisionamiento del emperador (la emperatriz Eugenia, que fue nombrada regente el 27 de julio, marchó al exilio)-, León Gambetta, líder de la oposición republicana en la Asamblea Nacional, proclamó, en medio del fervor popular contra el emperador derrotado y arrestado, la Tercera República en París, lo que fue de principio a fin la república del Gran Oriente de Francia.

El anarquismo de Bakunin (y VIII). Daniel López Rodríguez

El anarquismo de Bakunin (y VIII)

La expulsión de Bakunin de la Internacional En el Congreso de la Haya de 1872 se procedió a expulsar a Bakunin con 27 votos a favor de la expulsión, 7 en contra y 8 abstenciones. El editor de Bakunin, James Guillaume, también sería expulsado con 25 votos a favor, 9 en contra y 9 abstenciones....

El anarquismo de Bakunin (V). Daniel López Rodríguez

El anarquismo de Bakunin (V)

Marx consideraba a Bakunin una nulidad teórica y a su programa un refrito de elementos tomados sin orden ni concierto. Pensaba que un sujeto como Bakunin era mitad charlatán mitad loco, y sus opiniones le parecían absurdas y bárbaras, y lo retrataba como un místico incoherente de la violencia.

El anarquismo de Bakunin (IV). Daniel López Rodríguez

El anarquismo de Bakunin (IV)

En cuanto al fin u ocaso del Estado, comunistas y anarquistas tienen grandes diferencias: pues si los primeros, una vez llevada a cabo la revolución proletaria contra el Estado burgués e implantar la dictadura del proletariado, tratarían de «extinguir» el Estado proletario; los segundos, en cambio, renunciarían a la dictadura del proletariado y de cualquier forma de Estado (por proletario que fuese).

El anarquismo de Bakunin (III). Daniel López Rodríguez

El anarquismo de Bakunin (III)

Bakunin tenía fe en la victoria de la Humanidad sobre los fanáticos y los tiranos, y también creía -como le confesó a Arnaldo Ruge en mayo de 1843- que la luz del Sol acabaría alzándose y alcanzando la historia humana. Si Marx tomó al proletariado industrial como la fuerza decisiva para llevar a cabo la revolución social y la emancipación del Género Humano, Bakunin se fijó más bien para llevar a cabo la revolución en los campesinos, el lumpemproletariado y la pequeña burguesía desposeída.

El obrerismo católico en España (I). Javier Barraycoa

El obrerismo católico en España (I)

Se cumple este año el 130 aniversario de una de las Encíclicas más importantes en la historia de la Iglesia: la Rerum Novarum de León XIII. Con ella se iniciaba el llamado corpus leonino sobre el magisterio de la Iglesia católica en temas sociales. La llamada cuestión social, en España y el resto de Europa, no fue patrimonio de las izquierdas y desde amplios sectores católicos, conservadores y tradicionalistas, se propusieron e impulsaron múltiples iniciativas obreristas.

Marx y Proudhon (y II). Daniel López Rodríguez

Marx y Proudhon (y II)

La obra de Proudhon fue diagnosticada por Marx de maniqueísmo, dado que, a juicio de Marx, Proudhon, incapaz de llevar a cabo un pensamiento abstracto, no entendió bien la dialéctica hegeliana, interpretándola como una lucha entre el bien y el mal o entre ricos y pobres. Marx reprocha a Proudhon de llevar a cabo una falsa ciencia de la economía, una falsa teoría de la historia y, por consiguiente, una falsa orientación de la acción política.

Courbet, el pincel al servicio de la revolución. Emmanuel Martínez Alcocer

Courbet, el pincel al servicio de la revolución

Si Víctor Hugo pretendió con su obra, como él mismo dijo, hacer un resumen, una Biblia, de su tiempo, seguramente su compatriota Gustavo Courbet no quiso ser menos y realizó un cuadro que pretendía ser el manifiesto de su siglo. Hablamos de El taller, de 1857. Ya en 1840, cuando Courbet comenzó a pintar, en Francia dominaba aún el estilo clasicista, que tan furibundos ataques recibiría, sobre todo a finales de siglo, por las vanguardias, como así se denominaron. Pero Courbet, un tiempo antes de la explosión de las vanguardias finiseculares, se resistió ya a ser un academicista más y desde sus primeros trabajos se puede observar la influencia de un estilo nuevo: el realismo.

150 años de la guerra franco-prusiana (II). Daniel López Rodríguez

150 años de la guerra franco-prusiana (II)

Los cálculos de Bismarck fueron tan exactos que hasta Marx se unió a la ola de indignación, y así se lo dio a entender a Engels por correo en cuanto estalló la guerra: «¡A los franceses les hace falta una paliza!» (Citado por Jonathan Sperber, Karl Marx. Una vida decimonónica, Traducción de Laura Sales Gutiérrez, Galaxia Gutenberg, Barcelona 2013, pág. 358). Es curioso que dijese que los que merecen una paliza son «los franceses» y no Luis Bonaparte y sus partidarios.

150 años de la guerra franco-prusiana (I). Daniel López Rodríguez

150 años de la guerra franco-prusiana (I)

Si, a nivel de dialéctica de clases, las revoluciones de 1848 fueron la fase intermedia entre la Revolución Francesa y la Revolución de Octubre, a nivel de dialéctica de Estados, la guerra franco-prusiana fue la fase intermedia entre las Guerras Napoleónicas y la Primera Guerra Mundial, e incluso cabría añadir la Segunda Guerra Mundial (es decir, podríamos hablar -como decía Churchill- de una Segunda Guerra de los Treinta Años).

la dictadura del proletariado . Daniel López Rodríguez

Qué era eso de la dictadura del proletariado (I)

El problema de la dictadura del proletariado era la clave del marxismo-leninismo (aquello por lo cual, entre otras cosas, lo diferenciaba del panfilismo anarquista y del parlamentarismo socialdemócrata). Pero, ¿quién era el sujeto de esta dictadura? ¿Eran los obreros? No, como su nombre indica era el proletariado. ¿Y qué se suponía que era el proletariado?

Plan 2050, una continuación de la Agenda 2030. Mateo Requesens

Plan 2050, una continuación de la Agenda 2030

Haríamos bien en no tomarnos a broma el plan 2050 de Pedro Sanchez. Cierto que sus previsiones a largo plazo suscitan escepticismo y carecen de sentido cuando los problemas de hoy nos desbordan y nuestra patria está manga por hombro. Oír decir al falso doctor que España va a “situarse entre los países más avanzados de la Unión", con la que está cayendo, provoca nauseas al más bregado en políticos sin escrúpulos.

Marx y Proudhon (I). Daniel López Rodríguez

Marx y Proudhon (I)

Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), oriundo del condado libre de Borgoña que Luis XIV anexionó a Francia, pretendía demostrar que la economía política era la metafísica en acción, tomando la dialéctica hegeliana y poniendo en el horizonte la transformación social; pero lo hizo de forma caricaturesca y mistificada, con lo cual chocó con la posición más potente y rigurosa de Karl Marx. Partiendo de teorías políticas, Proudhon concluye con planteamientos utópicos.

Manet. Emmanuel Martínez Alcocer

Manet: pintando la mercancía, pintando la vida moderna

En la pintura de Manet no hay ya alegoría al modo clasicista, ya no encontramos esa representación clásica, lo que ves es lo que hay. No hay referencias clásicas que buscar, hay que ver en el cuadro, sólo en el cuadro. Porque en ese mundo reducido a mercancía la imagen resulta fundamental. ¿Y no podemos encontrar hoy de alguna manera un reduccionismo parecido, si no en mayor medida, en la era del capitalismo financiero más salvaje y en la era de las redes sociales (Facebook, Instagram, YouTube…) donde la imagen es tan importante, central, y capaz de lobotomizar tantos cerebros?

Metapolítica, geopolítica y globalización. José Alsina Calvés

Metapolítica, geopolítica y globalización

Desde el punto de vista socioeconómico, la consecuencia inmediata de la globalización es la degradación de las condiciones de trabajo y de los salarios de los países del primer mundo que tienden a equipararse con los del tercer mundo. Las multinacionales deslocalizan sus empresas y las llevan a países donde la mano de obra es prácticamente esclava para aumentar sus beneficios. Esto produce una presión sobre los gobiernos y sobre los propios trabajadores, que se ven obligados a aceptar condiciones de trabajo regresivas, en aras a la “competitividad”.

Sustitución del Estado-Nación por el Estado-Corporación. Mateo Requesens

Sustitución del Estado-Nación por el Estado-Corporación

Nos encontramos ante una nueva soberanía global emergente, que está constituyendo un régimen político transnacional, por un lado, a partir de organizaciones supranacionales, donde se está insertado la soberanía de los Estados-nación, y por otro, a partir del poder económico de las grandes corporaciones, que el fenómeno de la globalización ha colocado en una posición que ha desplazado a los mismos Estados-nación en capacidad de decisión. De momento el Estado-Nación no ha desaparecido...

¡¡¡Culpables!!! Cronología de un despropósito (I parte)

Tarde y mal. De esta guisa reaccionaron Pedro Sánchez y su Gobierno de ineptas e ineptos, ante la crisis del coronavirus. El que hasta ese momento había sido indiscutible “rey del postureo”, identificando en todo momento la responsabilidad de “gobernar” con un mero y narcisista “figurar”, se topó de bruces con una “bomba de relojería” en forma de epidemia

Acerca del manoseado asunto de Griveaux

Entre ensaladas de quinoa, yogures desnatados y compotas bio , la portada de Libération hace que el postre se atragante. Sobre una foto del candidato por LREM a la presidencia de la República, un enorme titular: “Faites ce que vous voulez mais votez Macron” (“hagan lo que quieran pero voten a Macron”)

En torno a la derecha identitaria

Se quiera reconocer o no, ningún Estado es ideológicamente neutral; y menos que ninguno el liberal. Todo Estado es Estado “ético”, en el sentido que tiene como fundamento y difunde un determinado concepto de la vida y de la sociedad. En ese sentido, el papel de los medios de comunicación resulta esencial. En España e igualmente en el resto de Europa, los medios de comunicación utilizan el lenguaje de una forma claramente unidireccional, en la que los actos performativos de poder definen un entorno en el que no cabe ninguna réplica; este lenguaje lo denomina J.A.G. Pocock, “politics of bad faith”, cuyo fundamento es la relación amigo/enemigo.

Top